En clave de PAE

¿Quieres cuidar de manera eficaz de tu equipo?
¡Este es tu sitio!

Trabajar con ansiedad

Cumplimos 1 año

Según la OMS, más de 260 millones de personas sufren trastornos de ansiedad en todo el mundo y se estima que, junto a la depresión, este desorden afecta tanto a los colaboradores que supone en torno a mil millones de pérdidas en productividad cada año

Tener ansiedad de modo ocasional es algo muy común. De hecho, se trata de una respuesta natural de nuestro cuerpo ante un estímulo que nos produce estrés, y todos la experimentamos en mayor o menor grado a lo largo de nuestro trayecto vital. El problema se ocasiona cuando sentimos ansiedad de manera tan intensa y constante que nos impide desarrollar nuestro día a día con normalidad, condicionando nuestra vida

¿Te gustaría descubrir cómo puede afectar a tus colaboradores y qué medidas implantar en tu organización para ayudarles? ¡Continúa leyendo!

 

La ansiedad puede manifestarse de múltiples formas -los síntomas pueden variar y presentarse con más o menos intensidad dependiendo de quien la padezca-. No obstante, algunos de los más comunes son:

  • Opresión en el pecho o dificultad para respirar.
  • Sensación de agitación o nerviosismo.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Alteraciones en el sueño y cansancio excesivo.
  • Tensión muscular.
  • Sensación de mareo e inestabilidad.
  • Hormigueo y adormecimiento de ciertas partes del cuerpo.
  • Sudoración excesiva.

Respecto al ámbito laboral, la ansiedad también puede conseguir que nuestra atención disminuya notablemente, hacer que trabajemos con más lentitud, afectar a nuestra capacidad para tomar decisiones, lograr que nos sintamos más inseguros e impedir que compartamos nuestras opiniones por temor a posibles repercusiones.

Es importante que establezcamos conversaciones de ‘tú a tú’ con el equipo, que les demos la oportunidad de expresar cómo se sienten y comprobar si, en caso de sufrir ansiedad, hay alguna causa real que esté en nuestra mano solucionar: excesiva carga de trabajo, conflictos en el departamento…

También resulta de gran ayuda poner a disposición de nuestro team recursos que les permitan autogestionar sus emociones en cualquier ámbito que pueda estar agravando esa ansiedad, como cursos formativos específicos, webinars especializados o podcasts sobre bienestar.

Además, es de gran ayuda contar con un equipo de psicólogos especializado que ponga en marcha estas herramientas de manera eficaz y ofrezca apoyo emocional a nuestro equipo, aportando soluciones concretas para cada caso y efectuando el seguimiento de todos ellos.

¿Te gustaría poner en marcha un PAE en tu organización?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.