Best Practices

Soluciones para empresas que se preocupan por las personas.

¿Cómo nos afecta el multitasking?

Cumplimos 1 año

Una moda perjudicial para la salud mental

En los últimos años, se ha desarrollado una tendencia muy alta a la multitarea en el terreno laboral y personal, para muchos ha pasado a ser su modo de vida. Parece que los perfiles capaces de hacer varias cosas a la vez son unos triunfadores natos, pero ¿es realmente bueno el multitasking para nuestra salud mental?

Aunque muchos creen que la multitarea es una manera de ser más productivos haciendo más cosas en menos tiempo, la realidad es muy distinta. Abordar nuestras tareas de esta forma limita nuestro rendimiento, reduce nuestra capacidad de concentración y afecta a la toma de decisiones.

Un estudio de la Universidad de Standford demostró que las personas que recurrían al multitasking tenían peores resultados en comparación con los que hacían sus tareas de una en una. Y no solo eso, sino que terminan totalmente agotadas y estresadas.

Esta práctica también es común en el entorno personal. ¿Quién no ha visto la televisión mientras responde WhatsApps y revisa las redes sociales? Un hábito que genera lapsos de concentración y hacen que olvidemos las cosas con facilidad.

El ritmo de vida que llevamos está marcado por la tecnología y la rapidez, pero debemos saber que no somos máquinas, no podemos estar disponible 24 horas los siete días de la semana. Por eso es importante reservar momentos al día para descansar y desconectar.

Pautas para evitar la multitarea

  • Practica la atención plena: existen muchas técnicas de relajación o meditación que mejoran la capacidad de atención y ayudan a potenciar la concentración. El momento perfecto para practicar es a primera hora de la mañana, ¡con 5 minutos diarios, es suficiente!
  • Crea tu método de organización: es importante tener claras las tareas y prioridades cada día. ¿Quieres hacerlo sencillo? Escribe una lista con objetivos diarios y ve abordándolos uno por uno. A medida que los acabes, los tachas de la lista. De esta forma tienes una visión clara de lo que haces cada día y no mezclas tareas.
  • Aprende a pedir ayuda: si ves que no llegas a todo, es importante que lo expreses. Aprender a decir no y a delegar tareas es fundamental para no asumir más de lo que nos corresponde y evitar estrés innecesario.
  • Construye un buen entorno de trabajo: trabajar en un ambiente cómodo y sin distracciones es fundamental. ¿Cómo? Cuida la temperatura, la iluminación y el ruido, y mantén el entorno limpio y ordenado.

Un tip extra: la regla de los 20 minutos

En lugar de cambiar constantemente de una tarea a otra, intenta dedicar toda tu atención durante 20 minutos en un objetivo antes de hacer otra actividad. Así, dedicarás un tiempo razonable a cada tarea y no podrás solaparlas.

En definitiva, el principal secreto para dejar atrás el multitasking es saber distinguir qué es lo realmente importante y poner el foco ahí. ¡Ponlo en práctica y cuida tu salud emocional!

¿Crees que tu equipo tiene dificultades

para gestionar el multitasking?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.